Carta a Ministerios Resolución Refugiadas (final con firmas)

Plataforma CEDAW Sombra España

A los Ministerios de Asuntos Exteriores y Cooperación, del Interior y de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad:

Las organizaciones abajo firmantes apoyamos la Resolución sobre Mujeres Refugiadasde la Jornada de la Plataforma CEDAW Sombra, que ha reunido en Madrid, el 23 de abril de 2016, a 303 activistas de organizaciones feministas, ONGs de derechos humanos y de desarrollo, sindicatos, partidos, responsables y profesionales de administraciones locales, autonómicas y estatal, para conocer mejor la situación y derechos de las mujeres refugiadas y solicitantes de asilo y mejorar la respuesta de los poderes públicos y la sociedad civil de nuestro país ante la principal emergencia humanitaria mundial, comprometiéndose a seguir trabajando para:

  1. desarmar la guerra, desmontando las causas estructurales e intereses de sus actores internos y externos, y construir la paz con la participación de las mujeres y toda la sociedad civil en la resolución y recuperación.
  2. exigir la acogida en…

Ver la entrada original 1.631 palabras más

Tanja Rham, exprostituta y psicóloga: “Mi discurso en el Congreso Abolicionista Internacional de París. La prostitución nunca es una opción libre”.

Stop a la Cultura del Porno

thumb

Congreso Abolicionista Internacional, Paris 2014

Después de 3 años en prostitución, casi me tiro desde una ventana – desde el tercer piso. Así es como me hacía sentir la prostitución,- como si no tuviera nada por lo que vivir. Había sido violada tantas veces, que ya casi no quedaba nada de mí- ni dentro, ni fuera. No era nada. No tenía ningún valor. Me sentía completamente inútil. Yo era una máquina para el entretenimiento de otros, sus deseos sexuales y su perversa explotación.

Pasé 9 años en terapia para llegar a donde estoy hoy. E incluso aunque siga hablando sobre  la violencia experimentada en la prostitución, aún vivo esos traumas. Pero nosotras, como supervivientes, tenemos que hacerlo. Tenemos que seguir hablando sobre la violencia, para que nadie olvide o sea manipulado para pensar que la prostitución es algo tan siquiera cercano a un trabajo.

La prostitución es una industria que…

Ver la entrada original 1.545 palabras más

Resolución de la Jornada sobre Mujeres Refugiadas de la Plataforma CEDAW Sombra

Resolución de la Jornada sobre Mujeres Regugiadas de la Platsforma CEDAW SOMBRA

Plataforma CEDAW Sombra España

LogoPlataforma

¡FIRMA!

A los Ministerios de Asuntos Exteriores y Cooperación, del Interior y de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad:

Las organizaciones abajo firmantes apoyamos la Resolución de la Jornada sobre Mujeres Refugiadas de la Plataforma CEDAW Sombra, que ha reunido en Madrid, el 23 de abril de 2016, a 303 activistas de organizaciones feministas, ONGs de derechos humanos y de desarrollo, sindicatos, partidos, responsables y profesionales de administraciones locales, autonómicas y estatal, para conocer mejor la situación y derechos de las mujeres refugiadas y solicitantes de asilo y mejorar la respuesta de los poderes públicos y la sociedad civil de nuestro país ante la principal emergencia humanitaria mundial, comprometiéndose a seguir trabajando para:

  1. desarmar la guerra, desmontando las causas estructurales e intereses de sus actores internos y externos, y construir la paz con la participación de las mujeres y toda la sociedad civil en la resolución y recuperación.
  2. exigir la acogida…

Ver la entrada original 468 palabras más

Encuentro “Recomendaciones del Comité CEDAW al Estado Español” en Málaga

La Plataforma Cedaw Sombra Málaga, organiza este jueves, día 21 de abril, el Encuentro “Recomendaciones del Comité CEDAW al Estado Español”

Plataforma CEDAW Sombra España

cartel-21-abrilLa Plataforma Cedaw Sombra Málaga, organiza este jueves, día 21 de abril,  el Encuentro “Recomendaciones del Comité CEDAW al Estado Español”

Tendrá lugar en Instituto Andaluz de la Mujer de Málaga, c/ San Jacinto, a las 18:00 hs.

Se hará una exposición de las Observaciones Finales del Comité Cedaw al Estado Español, en su 61 período de sesiones, en julio de 2015, y debatiremos sobre las Propuestas de acción y Plan de trabajo desde la Plataforma Cedaw Sombra Málaga.

¡Os esperamos!

Ver la entrada original

Entrevista a Juana Mº Santana y Mª Ángeles Suárez

LOS DESAYUNOS CANAL 13 DIGITAL Nº 2494: Entrevista a Juana Mº Santana y Mª Ángeles Suárez

 

Marian Quintana ha entrevistado a Juana Mª Santana y Mª Ángeles Suárez Fundadoras de la Plataforma Abolicionista Canaria cuya presentación se realizará el próximo 22 de Abril en el Colegio de Abogados de Las Palmas y con las cuales se ha hablado sobre la situación de la prostitución como la forma de violencia más antigua del mundo, sobre la creación de la Plataforma, quienes la forman, los objetivos de la misma y su ámbito territorial.

Presentación de la PAC en Las Palmas

NOTA DE PRENSA 

PRESENTACIÓN DE LA PLATAFORMA ABOLICIONISTA CANARIA (PAC)

Se convoca a todos los medios de comunicación y organizaciones sociales a la presentación de la PLATAFORMA ABOLICIONISTA CANARIA el próximo viernes, 22 de abril de 2016, a las 18 horas, en el Ilustre Colegio de la Abogacía de Las Palmas (ICALPA), Plaza de San Agustín 3, en Las Palmas de Gran Canaria.

 

En pleno siglo XXI, con una sociedad formalmente igualitaria donde los poderes públicos incorporan en sus agendas la defensa de los derechos humanos, las mujeres y niñas siguen siendo objeto de distintos tipos de violencia, entre las que se encuentra la prostitución.

Por esta razón, este colectivo de feministas canarias, se une a la lucha de otras organizaciones españolas, europeas e internacionales, contra esta vulneración de derechos de las mujeres y niñas en situación de explotación y comercialización sexual.

Nuestro posicionamiento político feminista, nos exige denunciar a nuestro país por ser el actual prostíbulo de Europa y también a Canarias que constituye un lugar propicio para el tráfico y trata de seres humanos con fines de explotación sexual, con una fuerte demanda vinculada a la industria del ocio y el mercado del sexo e íntimamente interconexionada con el turismo de masas.

Ante esto, queremos manifestar y denunciar:

  • El falso, perverso y manipulador mensaje de la industria del sexo, que apoyado por su lobby prostituyente articula públicamente, ideas falsas sobre el libre consentimiento y la supuesta libertad de las mujeres para vender su cuerpo, ocultando las verdaderas razones de sus discursos y actos que no son otras que el lucro mediante el ejercicio de poder y la explotación de mujeres en situación de desventaja social.
  • A la institución de la prostitución por su naturaleza patriarcal, que ejerce la violencia a través de la cosificación de los cuerpos de las mujeres y las niñas, con el objetivo de mantener el cortijo sexual y los privilegios de los hombres.
  • La normalización social de esta institución machista que inocenta e higieniza a puteros y proxenetas, convirtiéndolos en “reconocidos” consumidores y empresarios.
  • Nuestra oposición al reconocimiento y regularización de esta actividad, mediante argumentos basados en la falsa del sexo de pago como derecho, incluso a pesar de constituir la vulneración de los derechos fundamentales a la vida, la libertad y la igualdad de las mujeres y niñas.
  • La ausencia de democracia, igualdad y libertad en nuestra sociedad, que minimiza los efectos y daños de la prostitución, normalizándola  mediante el  consentimiento político, social y legal.

Por todo ello exigimos:

  1. Que la prostitución sea reconocida universalmente como una forma extrema de violencia machista y por tanto la necesidad de su abolición.
  2. Que el Estado y la Comunidad Autónoma Canaria incorporen en sus agendas políticas prioritariamente, la lucha y erradicación de esta forma de violencia, mediante el desarrollo de medidas legales para su abolición, alternativas sociales de protección y promoción de condiciones dignas e igualitarias de las supervivientes, medidas efectivas para la educación en igualdad, disuasión de la demanda y nuevos reclutamientos y de penalización del consumo y el proxenetismo. 

Miembras fundadoras de la PAC

  • Mª Dolores Delgado Rodríguez

Trabajadora social, miembra de la Asociación Rural de Mujeres Tiemar

  • Vicenta Monge García

Presidenta de la Asociación Rural de MujeresTiemar

  • Amparo Pacheco Pacheco

Camarera de pisos, sindicalista, miembra de Tiemar

Juana María Santana Hernández

Abogada

  • María Ángeles Suárez Sánchez

Estudiante de derecho

  • Esther Torrado Martín-Palomino

Socióloga y trabajadora social. Miembra del IUEM (Instituto Universitario de Estudios de las Mujeres). Vicedecana de Pedagogía y Proyección Social. Universidad de la Laguna.

 

 

 

Las Palmas de Gran Canaria, a 19 de abril de 2016.

 

Amnistía Internacional no podrá sostener que defiende los derechos humanos si apoya la descriminalización de la prostitución

Del blog de TRADUCTORAS POR LA ABOLICIÓN DE LA PROSTITUCIÓN

10 febrero 2015

 

La organización de derechos humanos más conocida del mundo no puede o no quiere ver que la prostitución es un sistema interrelacionado de violaciones de los derechos humanos.

Han pasado cerca de 18 meses desde que activistas por los derechos de las mujeres en todo el mundo quedaran atónitas después de que Julie Bindel expusiera la determinación de Amnistía Internacional de descriminalizar proxenetas y clientes del comercio sexual global.

La noticia fue recibida con shock y desagrado por parte de aquellos activistas que luchamos contra la explotación sexual comercial.  También hubo – especialmente para aquellas de nosotras que hemos vivido la explotación sexual – una profunda sensación de traición.

La cruda realidad es que cuando has sido brutalizada en un sistema que se basa en la desigualdad y moldeado por la constante violación de tus derechos humanos, esperas que el grupo más reconocido de derechos humanos sobre la tierra reconozca los errores de ese sistema.

Sin embargo, en el recientemente filtrado “Draft Policy on Sex Work” (borrador para la política sobre el trabajo sexual) Amnesty muestra su ciega ignorancia sobre este hecho.  El título de la Resolución 2.3 dice “Consejo Internacional – Política que exige la descriminalización del trabajo sexual”.

El documento mismo es un espectáculo digno de ser visto.  Se niega a reconocer que la explotación sexual comercial es una práctica abusiva fuertemente relacionada con el género, y en varias partes del documento Amnistía considera recomendar la desciminalización de los clientes, proxenetas, dueños de burdeles y otros que explotan a las mujeres con fines financieros y de gratificación sexual en el comercio sexual mundial.

La organización de derechos humanos recomienda repetidamente la descriminalización de todas las partes responsables de las violaciones a los derechos humanos de la prostitución a la vez que insiste en que “los estados pueden imponer reglamentaciones legítimas sobre el trabajo sexual, siempre y cuando estas regulaciones cumplan con las leyes internacionales sobre derechos humanos”.

El problema es que prostituir seres humanos y comprar el acceso sexual a los cuerpos de seres humanos es de por si una violación de las leyes de derechos humanos.  Es desconcertante que la organización más conocida de derechos humanos sobre la tierra elabore un documento apoyando a aquellos que violan los derechos humanos; es aún más sorprendente que Amnistía necesite que le recuerden cuales son los Instrumentos de Derechos Humanos que su propuesta afecta.

Se esperaría que Amnistía supiera que su resolución es una contravención directa de por lo menos tres convenciones de la ONU.  Ya que están ignorando este hecho, es un buen momento para recordárselo:

La Conveción de la ONU de 1949 articula específicamente que la prostitución, el tráfico y otros tipos de esclavitud “son incompatibles con la dignidad y el valor del ser humano”

El Artículo 6 de la  Convention on the Elimination of All Forms of Discrimination against Women (Convención sobre la Eliminación de Todos los Tipos de Discriminación contra las Mujeres) (1979) declara: “Los Estados parte deberán tomar todas las medidas adecuadas, incluyendo legislación para suprimir todas las formas de tráfico de mujeres y explotación prostituyente de mujeres.”  Parties shall take all appropriate measures, including legislation, to suppress all forms of traffic in women and exploitation of prostitution of women.”

El artículo.5 de los Protocolos de Palermo exige que los Estados Miembro tomen medidas para desalentar la demanda que genera la explotación de personas que causa a su vez el tráfico.

Muchas celebridades de Hollywood han firmado la Carta Abierta de la Coalición Contra el Tráfico de Mujeres, que deja en claro que la resolución de Amnistía es dañina y contraviene los artículos antes descritos.  Como Meryl Streep, Anne Hathaway, Emma Thompson y otras personalidades notables de Hollywood han brindado su apoyo, la carta ha sido deliberadamente presentada como si hubiera sido un documento realizado por la élite de Hollywood.  No es el caso.

La declaración fue escrita por CATW, un grupo que ha estado al frente de la lucha contra el tráfico sexual durante décadas, y fue firmada por numerosas ONGs de derechos humanos, activistas por los derechos de las mujeres y grupos de supervivientes de la explotación sexual mucho antes de que se involucraran las personalidades de Hollywood.

Hay ahora más de 600 firmas de personas y grupos.  Sin embargo estas firmas han sido ignoradas- porque es más fácil atacar actores, sus perfiles de Trwitter han sido inundados con ataques despiadados del lobby pro-prostitución desde que el artículo se publicara por primera vez.

Otra distorsión de la verdad en el movimiento de rechazo contra las celebridades de Hollywood que han firmado esta carta es que están “contra la descriminalización”.  No.  Están, al igual que nosotras, sobreviviente y activistas por los derechos humanos que firmamos esa carta antes, completamente a favor de la descriminalización de las personas sexualmente explotadas.  Lo que nosotras y ellas rechazan es la descriminalización de los proxenetas y clientes que Amnistía propone apoyar.

El público en general necesita darle un vistazo serio a lo que Amnistía está considerando apoyar.  Nuestras compañeras abolicionistas en países del ex bloque soviético nos dicen que hay pueblos en Rumanía y Bulgaria de donde muchas mujeres entre las edades de 15 y 25 años se han ido, porque están todas siendo prostituidas en burdeles ilegales de Alemania.  La policía alemana misma se ha manifestado en contra de esta horrenda manipulación de sus leyes por parte de las bandas internacionales de proxenetas.

En Nueva Zelanda, país que es a menudo reconocido como un modelo de descriminalización, la situación no es mejor.  Una joven mujer de Nueva Zelanda que se puso en contacto recientemente conmigo me dijo que aunque quiere desesperadamente salir de la prostitución, simplemente no es posible ya que no existe ninguna estrategia de salida de ningún tipo en un país donde la prostitución ha sido descriminalizada.  Tiene 28 años y ha estado en la prostitución desde que tenía 14 años.

En los países en los que la prostitución ha recibido el sello de aprobación del gobierno y ha sido etiquetada como “trabajo sexual” legítimo no se responsabiliza al gobierno de crear estrategias de salida – no más de lo que se esperaría que brinden estrategias de salida para mujeres enfermeras, peluqueras o niñeras.  Mujeres como estas son simplemente abandonadas por el estado.

La descriminalización de todas las partes involucradas en la prostitución se implementó en Nueva Zelanda en 2006 (luego de haber sido aprobada por solo un voto).  Este es exactamente el modelo legal propuesto por Amnistía, aunque las mujeres en el comercio sexual en Nueva Zelanda y los políticos ya estén manifestando publicamente su arrepentimiento frente a esa decisión – porque, entre otras cosas, la prostitución en general no ha disminuido.  Hasta un MP que al comienzo era uno de los más convencidos ha expresados sus preocupaciones mientras una ex prostituta le dijo al comité del parlamento que “ser violada, y a veces ser violada por un grupo era parte del trabajo”.

Contrariamente a lo que proclama el lobby de la industria sexual, el tráfico sexual no desaparece en los países en los que el proxenetismo y la compra de mujeres han sido descriminalizados.  Este ha sido el caso de Nueva Zelandia, Alemania, Holanda y todos los demás países que han sido lo suficientemente estúpidos como para apostar por este lamentable experimento social.  La razón para esto es simple: donde se legitima la prostitución el mercado se expande.  Donde el mercado se expande, se requieren cuerpos humanos para abastecerlo. Amistía debería saber esto, pero aún así continúa su campaña.

Desde mi punto de vista, aquellos con el poder de tomar decisiones en Amnistía Internacional están sufriendo de un caso de “Síndrome del Hombre Blanco”.  No pueden o no quieren ver que la prostitución es un sistema de abusos a los derechos humanos interrelacionados.  Quizás, esto sea porque la mayoría de miembros de las juntas directivas de Amnistía en el mundo occidental (donde surgieron estas propuestas) son hombres caucásicos de clase media que no han sufrido opresión a causa de su sexo, clase o raza.

Para citar un comunicado público lanzado por las mujeres con las que trabajo en SPACE International:
La prostitución es un sistema de clara y descaradamente obvia desigualdad en las relaciones de poder, que opera para subyugar a las mujeres en relación a los hombres y para componer y conservar esa subyugación a través de la intersección de opresiones adicionales como las de clase y raza.

Si no convertimos nuestra indignación en acción, Amnistía probablemente vaya y cometa el error más grande de su historia.

Si esto sucediera, el daño en reputación sería lo peor con lo que deberán lidiar los ricos miembros votantes de la junta directiva de Amnistía.  Pero no tendrán que lidiar con abuso el sexual pagado por parte de los clientes, las golpizas de los proxenetas, y una tasa de Estres Post-Traumático más alta que la de los soldados que regresan de combate.

¿Un mensaje de cierre? Solo esto: démosle a Amnistía Internacional la controversia de la que tanto miedo tenían.

Rachel Moran es escritora, periodista y activista.  Es la miembro fundadora de SPACE International y autora de “Que paguen por ti- Mi viaje a través de la prostitución”   Su twitter es:  @RachelRMoran.

 

 

http://www.newstatesman.com/voices/2015/08/amnesty-can-no-longer-claim-defend-human-rights-if-it-backs-decriminalising

 

Cállate, bonita – Por Esther Torrado

*Profesora-Investigadora de la ULL. Miembra del IUEM

Dilogías sobre la trata y la prostitución – Por Esther Torrado

En la actualidad, y como enfatiza la jurista feminista Catharine Mackinnon, Asesora en cuestiones de Género en la Corte Penal Internacional, la sociedad se debate en dilogías justificativas sobre la prostitución, que responden más a posiciones ideológicas escasamente fundamentadas en la realidad social, que al conocimiento de esa realidad de la mayoría de mujeres y niñas en prostitución. Estas posiciones, representan el actual escenario discursivo bipolar de nuestra sociedad, articulado en un eje del bien y el mal o de lo bueno y malo o de lo aceptable o inaceptable en la comercialización sexual de los cuerpos de las mujeres y niñas, separando la Trata para la explotación sexual de la prostitución. Así, el tratamiento político y social de la primera es de rechazo y repulsa social, por su consideración de malo por obligar o forzar a mujeres y niñas a hacer sexo en contra de su voluntad, sin embargo en el tratamiento de la prostitución, aparece la aceptación, justificación y normalización, ya sea como mal menor o algo bueno que emana de una “supuesta” voluntariedad o libertad de elección de las propias mujeres prostituidas. Otra de las dilogías sociales, se halla en la cuestión de la prostitución de personas adultas versus la prostitución de menores, así de esta manera, se rechaza la prostitución de niñas, por considerarla perversa, amoral y mala para la convivencia social y se acepta la de personas adultas, llegándose incluso a considerar como servicio social, necesidad social o profesión, obviando que la mayoría de los reclutamientos se inician cuando las mujeres son niñas y que éstas son personas vulnerables que han sido objeto de todo tipo de violencias. Bajo estos paradigmas ideológicos y algunos más (que no voy a mencionar por el momento), se mueven los anclajes justificativos de los defensores de la regularización de la prostitución, en un intento de higienizar sus discursos e imagen, separándolo de la trata y donde el usuario o prostituidor (enmascarado de cliente) aparece invisibilizado, inocentado y exento de responsabilidad social, a pesar de conocerse que es su demanda la que atrae la oferta (exótica, variada, vulnerable) y en consecuencia el aumento de la trata y la prostitución. Y es que además, a estas alturas de la película ¿alguien cree que en el actual mundo globalizado, trata y prostitución funcionan en espacios interdependientes?, los/as profesionales e investigadores/as que nos dedicamos al estudio de las diversas formas de explotación sexual conocemos fehacientemente, que el fin de la trata es la prostitución, como la historia ha desvelado que el fin de la trata de personas negras africanas, era la esclavitud. También sabemos, que en la trata y la prostitución, lo determinante es el género y las relaciones de poder y dominio, pues la mayoría de las personas en prostitución son mujeres vulnerables y la mayoría de los prostituidores, hombres con cierta disponibilidad para comprar sexo por dinero (de distintas edades, clases sociales e ideologías). Por ello, no se trata de un simple debate con tintes de eternidad o de preferencias individuales de una minoría, sino que como defendió John Stuart Mills, primer hombre feminista confeso del siglo XIX, ante Thomas Carlyle justificador de la esclavitud por la tesis de la naturaleza diferencial entre negros y blancos, la prostitución en todas sus formas debe ser abolida, dado que no se puede sostener bajo los preceptos de la supuesta necesidad sexual irrefrenable, procedente de la naturaleza diferencial de los varones, máxime cuando en la actualidad conocemos que carece de fundamento científico. Se trata pues, de un asunto de derechos humanos de las humanas, donde los Estados deben ser sus garantes, promoviendo condiciones materiales, políticas y sociales para su desaparición, disuadiendo los nuevos reclutamientos y limitando el libre acceso de los hombres a los cuerpos de las mujeres, simple y llanamente porque la comercialización de los cuerpos de mujeres y niñas es violencia y es incompatible con la igualdad y la democracia. Carpe diem.

El patriarcado nos toma por imbéciles – Por Esther Torrado

De repente parece que la opinión pública y la ciudadanía han despertado de un “largo letargo” dándose cuenta, con “mojigata indignación”, de la existencia de un mercado esclavista de mujeres y niñas en África. El caso de Nigeria y las 200 niñas desaparecidas ha puesto como novedoso un asunto estructural y crónico que lleva siglos produciéndose y que, en este último, se articula a escala internacional: el tráfico y trata de las mujeres y niñas con fines de explotación sexual y laboral. Pero el problema por sus dimensiones y dureza requiere un análisis preciso tal y como afirma Vladimir Duthiers, al referirse al caso de las niñas nigerianas y preguntarse los porqués de su secuestro.

Pues bien, parece que a priori, la justificación se sostiene en un elemento ideológico-religioso del grupo islamista Boko Haram, cuyo nombre significa “la educación occidental es pecado”, interpretándose desde la simplicidad argumental de que los secuestros son el resultado de la participación de estas niñas en instituciones que promueven una educación laica. Este argumento dignifica a los terroristas y les dota de un cierto marco ideológico justificativo de su modus operandi, “luchar contra los valores de occidente” a la vez que a Occidente, que en estos casos se erige como “baluarte del laicismo, la educación y los derechos humanos”.

Ahora bien, minimiza y camufla la verdadera y profunda dimensión del problema, que deriva de las múltiples violencias de las que son objeto mujeres y niñas africanas desde finales del siglo XX y principios del XXI (e incluso han ido in crescendo), y que responden por una parte a un mercado lucrativo de migrantes clandestinos con destino al mercado globalizado europeo y, por otra, a la demanda de occidente “que es juez y parte” de la servidumbre laboral y sexual de miles de mujeres y niñas procedentes de sociedades patriarcales y que, al igual que la nuestra, manifiestan un profundo desprecio por los derechos de igualdad. Mujeres y niñas son tratadas como objetos que se pueden violentar de diversas formas: una de ellas limitando el acceso al conocimiento, otra el control de su movilidad, o las múltiples violencias sexuales (violaciones, embarazos, matrimonios forzosos, obligación a prostituirse) y constituyen castigos de género cuyo objetivo es desempoderarlas para convertirlas en mercancías dóciles que incrementan el lucro y beneficios de tratantes y Estados.

En anteriores ocasiones (de menor eco mediático) las mujeres y niñas secuestradas que pudieron ser rescatadas (como por ejemplo el caso de las halladas en la selva de Maiduguri), apreciaban signos diversos de violencia extrema (sobre todo sexual) e, incluso, habían sido obligadas a casarse con sus secuestradores, tal y como denunciaron las organizaciones Human Rights Watch y Amnistía Internacional, entre otras. Pero lo cierto es que resulta escandaloso la habitualidad y facilidad para secuestrar, trasladar y someter a miles de mujeres y niñas a través de fronteras internas continentales africanas e intercontinentales europeas, con una invisibilidad e impunidad aplastante; eso sí, gracias a la complicidad de los Estados proxenetas, de las potentes organizaciones mafiosas y de la demanda de “nuestros puteros”, que exigen una mercancía cada vez más pedofilizada, contribuyendo a la proliferación de estas violencias contra mujeres y niñas que presentan altos niveles de vulnerabilidad e indefensión.

Frecuentemente, a sus verdugos no se les pone cara o se pierden en la nebulosa de esos Estados y organizaciones internacionales, pero lo cierto es que la tienen y son ciudadanos de a pie como nuestros padres, hermanos, maridos, hijos, compañeros de trabajo, vecinos, que por acción u omisión (y habitualmente con su demanda) contribuyen a esta forma de esclavitud. ¿O es que acaso son tan ingenuos que piensan que estas mujeres y niñas han llegado hasta nuestras calles y a los mal llamados locales de ocio voluntariamente en una nave nodriza? ¡Anda ya!

* Socióloga. Miembra del IEUM ( Instituto Universitario de Estudios de las Mujeres)
Publicado por → mayo 16, 2014